fbpx

El lado humano de la robótica: 5 avances que están cambiando al mundo

Inteligencia Artificial

La tecnología avanza vertiginosamente, y junto con ella, la ciencia sigue cambiando la forma en la que vivimos nuestra cotidianidad. Desde viajes espaciales, hasta microchips repletos de información, todo parece estar tecnológicamente conectado. Pero ¿Qué pasa con los robots? ¿Están aquí para ayudarnos o son nuestra competencia? ¡Continúa leyendo! Y descubramos el lado humano de la robótica.

La inteligencia artificial, el secreto de darle vida a las maquinas

¿Has escuchado hablar de Frankenstein?  El protagonista de aquella historia, que estaba hecho de varias partes y que cobró conciencia de manera artificial, ya es un icono de la literatura, pero también de la tecnología.

Mary Shelley, la autora del libro, no era una científica, pero sin duda pudo ver varias décadas en el futuro. Hoy en día, la inteligencia artificial está presente en casi todos los aspectos de nuestra vida, incluyendo teléfonos celulares, computadoras e incluso apps.

Claro, estas inteligencias artificiales no son resultado de un alocado experimento. De hecho, en muchos casos, ni siquiera tienen forma física. En realidad, la inteligencia artificial moderna ésta compuesta por comandos y algoritmos programados que, al igual que Frankenstein, fueron creadas por alguien más, quien las dotó de habilidades.

Este gran paso tecnológico, dio vida a maquinas que parecen comandarse por sí mismas, o que cumplen funciones de manera autónoma. Lo mejor de todo, es que están a tu alcance, puesto que un robot puede ser desde el juguete favorito de un niño, hasta tu ayudante predilecto en Telegram.

5 curiosidades para descubrir el lado humano de la robótica

Oficialmente, el primer robot fue creado en 1783, cuando un inventor francés armó un pequeño pato mecánico, capaz de caminar y mover sus alas. Por supuesto, hemos avanzado muchísimo desde la creación de aquel robot, y actualmente la robótica se utiliza de una manera completamente diferente.

A continuación, te presentamos los 5 descubrimientos que han demostrado el lado humano de la robótica:

1.     El robot doméstico

La Roomba, un pequeño aparato robótico, facilitó la tarea de limpiar nuestro hogar. Estos ayudantes domésticos aspiran la casa, y lo hacen automáticamente. Además, las versiones más recientes de Roomba pueden crear mapas y adaptarse al espacio en que se encuentra.

2.     Los robots maestros

El 2020 fue un año alocado, donde la vida digital cobró más presencia que nunca. Algunos países, para suplir las clases presenciales, utilizaron robots educativos, programas web y aplicaciones. Esta es una manera de acercar a los más pequeños a la tecnología, y adaptarlos a un mundo cada vez más cambiante.

3.     El cirujano robot

En las salas de operaciones, hay un invitado peculiar, que resalta a la vista. Se trata de un brazo mecánico, con un diseño increíblemente preciso, y mediante el cual un cirujano puede operar desde cualquier parte del mundo. ¿Increíble, verdad?

4.     Los robots fabricantes

Cada vez es más común ver largos brazos robóticos, similares a los usados en cirugía, trabajando en líneas de ensamblaje de diferentes fábricas, sobretodo de automóviles. Estos son los robots industriales, y optimizan la producción, la manufactura y la administración de las principales casas constructoras y distribuidoras del mundo. Amazon y Ali Baba, dos gigantes del comercio virtual, los utilizan.

5.     Los robots digitales

Un robot virtual, usualmente conocido como bot, es un ayudante digital. Esta clase de robot es especial, puesto que realiza tareas, planifica actividades e incluso completa pequeños trabajos por ti.

Conclusiones sobre el lado humano de la robótica

La modernidad tiene su propio ritmo, que puede resultar tan fascinante como agotador. Igualmente, en ocasiones nos sorprendernos o incluso intimidamos, por todo lo que la tecnología puede hacer por nosotros.

Es importante comprender que los robots, los bots y la inteligencia artificial, invenciones que parecían simples curiosidades y sueños lejanos, han llegado para quedarse.

Así que no hay temerles, ni creer que están aquí para reemplazarnos. Recuerda, ninguna de ellas es el monstruo de Frankestein, y cada día, es posible aprender algo más del lado humano de la robótica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *